February 16, 2019

Un drama biológicamente incomprensible

En cautiverio y sometidos a condiciones de vida lamentables, los animales del circo figuran entre las principales víctimas del hombre insensible. Porque si bien la tendencia a incluirlos está en baja, aun hay espectáculos que los incluyen.

Art.10–inc.1: Ningún animal debe ser explotado para diversión del hombre. Inc.2 Las exhibiciones de animales y los espectáculos que se sirven de los animales, son incompatibles con la dignidad del animal.  Declaración Universal de los Derechos del Animal

Siempre me han fascinado los circos… sin animales.

Los circos son espectáculos alegres y dignos si sus actos ponen de relieve las habilidades y destrezas del elenco humano y no el sometimiento de los animales.

No era fácil decir no a los circos 60 años atrás, cuando con frecuencia eran los únicos espectáculos que llegaban a pequeños pueblos, como aquel en el que transcurrió mi infancia.

Aunque piadosos, lejos estaban mis padres de comprender mis lágrimas ante osos embozalados y disfrazados o tigres que saltaban a través de aros de fuego, pero finalmente dejaron de llevarme al circo.

¿Quién podría dudar del abuso en el entrenamiento de los animales de circo?

Allí se usan técnicas tales como el engaño y las tentaciones, pero también el castigo corporal y psíquico.

Aún así, el entrenamiento no es todo el castigo que reciben los animales. La monotonía, los largos viajes y, con gran frecuencia, la falta de alimento y agua los convierten en animales tristes.

En la naturaleza, los animales viven en ambientes de gran diversidad y su comportamiento está ligado a los elementos naturales que los rodean.

Por ello, no es extraño que los animales silvestres de los circos tengan reacciones peligrosas al ser confinados en ámbitos pequeños y alejados de sus áreas naturales.

Los osos, por ser animales muy activos lejos de sus ambientes padecen mucho el cautiverio impuesto y, sin embargo, son los especímenes más utilizados por los circos.

Los elefantes en sus áreas naturales puede vivir más de 70 años; en cautiverio, alrededor de 20.

Ellos son seres inteligentes y padecen el confinamiento en los vagones dentro del circo y aún máss en los de transporte, donde a eso se le suma la disminución del agua para que orinen menos, durante el viaje de una ciudad a otra.

Los circos y otros espectáculos similares son ámbitos donde la esclavitud de los animales es más evidente.

Todo lo que podemos analizar en cuanto a la vida en los circos, a los entrenamientos y a los traslados, viene a posteriori de ese gran pecado que es despojar a un ser silvestre de su entorno natural y su posibilidad de vivir con los de su especie, ejercitando  libremente sus patrones de conducta.

Con qué derecho el hombre deshace la familia de otra especie inteligente y sensible con el sólo propósito de aprovecharse de alguno de sus miembros, sometiéndolo a la esclavitud para   destinarlo a la diversión de los seres humanos.

Formar a los chicos en el respeto
En 1995, tras una investigación que ADDA realizó sobre el más conocido circo de Argentina, la entidad estuvo en condiciones de presentar una denuncia penal por cruelad hacia los animales, con lo cual consiguió que la Justicia le confiscara al circo todos los animales, que fueran trasladados al Parque Zoológico de Buenos Aires.

Uno de los animales más maltratados fue el elefante hembra llamada Mara y el chimpancé Junior. El circo mencionado, sin sus animales, se vio obligado a cerrar sus puertas.

Durante 2004, mediante un proyecto de ADDA al que adhirieron otras entidades, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires prohibió el ingreso y el desempeño de circos con animales en esta Capital. Este fue un gran paso.

La actitud del ser humano hacia la naturaleza comienza a desarrollarse en la infancia.

Tenemos la oportunidad de no iniciar a los niños en el aplauso al abuso. No los llevemos a circos con animales y demos audiencia a aquellos espectáculos que no los tienen

Martha Gutiérrez es periodista y presidenta de ADDA (Asociación para la Defensa de los Derechos del Animal); adda@fibertel.com.ar