December 18, 2018

¡Con ellos a la mesa!

La tendencia pet friendly avanza y, en la ciudad brasileña de San Pablo, por ejemplo, ya hay restaurantes donde nuestros buenos compañeros comen junto a sus responsables.

Durante un corto viaje a San Pablo, Brasil, tuve la oportunidad de sorprenderme con la adaptación de una ciudad pujante a la necesidad de no pocas personas de viajar con sus animales de compañìa, especialmente perros.

Visité en San Pablo un apart hotel muy distinguido, donde los perros son recibidos y alojados sin problemas en la misma habitación con sus responsables humanos, con derecho a subirse a los sillones para dormir o tenderse en el suelo o la alfombra del cuarto,  a elección, como si estuvieran en su casa.*

Para quienes prefieren alojarse en las afueras de la ciudad, otro hotel en ruta ofrece total libertad para el perro en todas las instalaciones,  salvo el ingresar a la pileta de natación.**

Pero la estrella de la investigación fue un encantador restaurante de San Pablo llamado Farfalla, elegantemente decorado con antiguedades y recuerdos de todo el mundo, donde los perros ingresan con su familia humana y se ubican libremente debajo o al lado de la mesa elegida por la familia. Allí reciben comida especial para ellos, en un plato a su altura o colocado en el piso, servicio por el que no se abona.***

En este último caso, me interesó mucho ver cómo manejaban el posible disgusto de otros comensales. Los mozos comentaron que si un nuevo cliente se manifiesta incómodo con la presencia del animal  o los animales en el restaurante, con gentileza se lo invita a retirarse.

El ambiente es distendido, los clientes que ingresan tienen un gesto amable y sonriente con los animales.

La propietaria del lugar, Alicia Farfalla, alma de la modalidad del restaurante, tuvo la gentileza de sentarse a mi mesa y pude conocer a una persona especial, delicada y elegante, con un inmenso amor coherente por los animales.

Su perro Jefferson camina por todo el lugar, saludando en cada mesa sin ningún tipo de excesos, y Alicia dice que él es el dueño del restaurante.

Debido a estos avances en la relación entre humanos y animales, es más frecuente ver hoy a personas viajeras con sus animales de compañìa.

Los animales caseros, perros y gatos especialmente, cumplen un rol social que los hace merecedores de poder acompañar a sus responsables, especialmente a personas solas.

Me gustaría saber cómo podría incentivarse este simpático mercado turístico en nuestro paìs.

* Apart Hotel: New Start  -Alameda Franca 584  – Barrio Jardins  – San Paulo

** Posada Bicho Preguiça- Rua 23, 399 Barrio Guaraù  – Peruìbe   San Paulo, http://www.pousadabichopreguica.com.br

*** Restaurante Farfalla  – Rua Presidente Prudente, 117 –jd. Paulista – Sao Paulo-SP, www.farfalla.com.br

Martha Gutiérrez es periodista y presidenta de ADDA,  Asociación para la Defensa de los Derechos del Animal; adda@fibertel.com.arwww.adda.org.ar